fbpx

Instalar placas solares para casa de campo. ¿Cuántos paneles necesito y cuáles son los mejores paneles?

La independencia energética y un entorno sostenible se hacen cada vez más necesarios en ambientes rurales, por lo que instalar placas solares en tu casa de campo es de las mejores opciones que tienes.

Y si te preguntas ¿cuántos paneles necesito y cuáles son los mejores?

En este post encontrarás las respuestas a esas interrogantes y muchos tips adicionales que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

Contar con un sistema fotovoltaico en una casa de campo es realmente importante porque en esas zonas es usual que cuando ocurre una avería en la red se tarden días en repararla por estar en sitios lejanos.

Además, no debes olvidar la rentabilidad que significa el autoconsumo y que podrás amortizar la inversión en menos de 10 años, y tu inmueble será mucho más atractivo para quienes alquilan casas de campo durante determinada temporada, porque suelen ser personas que se preocupan por el medio ambiente.

¿Qué necesito para instalar paneles solares en mi casa?

Las condiciones para instalar paneles solares en tu casa de campo son las mismas que en cualquier otra propiedad. Lo principal es contar con un tejado o un terreno para colocar las placas fotovoltaicas. 

Es un requisito indispensable que la cubierta esté perfecto estado para no correr el riesgo de accidentes como desprendimientos o goteras, que dañen el trabajo realizado. Nuestra recomendación es que si existe algún tipo de desperfecto sea reparado antes de la colocación de los módulos. 

Es así como se conseguirá un tejado totalmente seguro que no tendrá que ser renovado en un lapso de algunos años, que significaría el desmontaje por completo de todo el sistema para realizar la instalación una vez más.

También se debe evaluar el uso que se les dará a las placas solares en la casa de campo, porque es probable que se requiera de terrenos anexos para contar con una superficie de paneles más amplia. Eso ocurre en casos en los que necesita de un suministro muy grande, o cuando se recurre a la energía solar con la intención de tener una instalación aislada que sea totalmente independiente de la red eléctrica.

¿Cuántos paneles solares necesito para abastecer una casa de campo?

Esta es una pregunta habitual y de las primeras que hacen quienes están interesados en cambiarse a una energía verde en su casa de campo. Y aunque la respuesta más apropiada es que dependerá de las demandas eléctricas particulares de la vivienda, podemos adelantarte que, en promedio, necesitarás para el abastecimiento de tu vivienda rural, unos 3 paneles con los que obtendrás alrededor de 2000 kWh anuales.

Este cálculo se basa en que cada placa tiene una capacidad de generación de unos 300W de potencia, pero con los avances tecnológicos se pueden conseguir en el mercado otros paneles que superan los 500W.

Para conocer exactamente la potencia que genera un panel solar se deben evaluar diferentes variables como:

👉 La potencia de salida.

👉 Sus dimensiones.

👉 El tipo de célula solar. 

Pero insistimos en que lo principal a tomar en cuenta es la necesidad energética de quienes residan en la casa de campo, porque no es lo mismo una familia conformada solo por una pareja a una de más de cinco personas.

También es importante considerar los meses de mayor consumo para sea factible el autoabastecimiento durante todo el año, incluso, se debe conocer las horas en las que el grupo familiar está en casa, porque es una manera de controlar y autoconsumir más.

Recuerda que existe otro tipo de consumo que debe ser incluido en la potencia demandada. Nos referimos a factores externos como la depuradora de la piscina o la bomba de agua para el pozo, sobre todo si esta se emplea para riego.

Por último, el número de placas solares en tu casa de campo depende además de su ubicación. Aunque en casi todo el territorio español se cuenta con una buena oportunidad de aprovechamiento de la energía solar, si tu propiedad está en la mitad del sur del país tendrás muchas más horas de sol. 

La diferencia entre norte y sur puede ser de hasta un 25 %, por lo que no es lo mismo instalar placas solares en una casa de campo ubicada en Asturias que en una que esté en Andalucía. 

Una forma de calcular el número de placas que necesitarás es dividiendo el consumo diario de la vivienda entre la energía que proporciona. Por ejemplo, en una casa de campo equipada con frigorífico, placa de inducción, varios electrodomésticos y bomba de pozo necesita al menos 6 placas solares de 325W y 4 baterías de 600Ah.

¿Qué panel solar es mejor para una casa de campo?

Esto también depende del consumo. Lo primero que debes hacer es calcular tu demanda eléctrica haciendo una lista de los electrodomésticos que vas a conectar, calculando su potencia y el tiempo que estarán funcionando.

La forma más práctica de hacerlo es revisando la etiqueta de los aparatos eléctricos que tienes en tu hogar donde aparece la cantidad de vatios o watt que consume. En caso de que esté en amperios, solo debes multiplicar esa cantidad por el voltaje.

Otra forma de decidir cuál es el mejor panel solar para tu casa de campo es tomando en cuenta si cuentas o no con conexión a la red eléctrica:

Kit de autoconsumo directo: Son los más económicos del mercado y suelen adaptarse muy bien a tu dinámica diaria y ritmo de vida porque te permite contar con energía durante las horas de radiación del sol, lo que se traduce en una reducción significativa de tu consumo en la factura de luz durante el día. Este es uno de los sistemas que cuenta con una instalación sencilla y que, al no necesitar de baterías, significan un ahorro en su coste.

Kit solar de autoconsumo con baterías: Con este sistema podrás almacenar la energía que no es consumida durante el día. Eso ocurre en casos en los que la energía solar es superior al consumo eléctrico. 

Descubre las ventajas de la energía solar

clica aquí

¿Cuánto puedo ahorrar con una instalación de paneles solares en una casa rural?

Sin duda, este es uno de los factores que ha hecho que en muchas casas de campo se estén instalando paneles solares. Y es que el ahorro medio de una vivienda rural con un sistema de autoconsumo oscila entre los 600 y 700 euros anuales. 

Este es un monto que varía de acuerdo a factores como:

1️⃣ La potencia instalada porque el número de placas instaladas en función de tu consumo será clave para determinar el ahorro en la factura de la luz.

2️⃣ Tipo de calefacción y de sistema de riego debido a que se usas caldera eléctrica con la energía de los paneles solares y el bombeo del pozo de agua lo conectas a las placas, tendrás un mayor ahorro en la factura de la luz.

3️⃣ Hábitos de consumo eléctrico determinados por el tiempo de autoconsumo durante el día que se verá reflejado en la amortización del sistema fotovoltaico.

Debemos resaltar que el tiempo de amortización medio de las placas solares para una casa rural oscila entre los 6 y 9 años y que existen subvenciones para el autoconsumo con ayudas para placas solares en determinadas comunidades autónomas que cubren hasta el 50% de la inversión.

¿Cómo instalar un sistema de placas solares al tejado?

Lo ideal es instalar las placas solares en el tejado plano o inclinado, y orientado al sur, con la finalidad de captar la mayor cantidad posible de radiación solar. 

El ángulo de inclinación de los paneles del sistema fotovoltaico de tu casa de campo dependerá de la ubicación y de la temporada de uso. En zonas del sur de España esta inclinación de los módulos solares deberá ser menor que en las zonas del norte ya que la posición del sol será más alta. 

Respecto a la temporada de uso, si es en invierno, las placas deben instalarse sobre el tejado a menor inclinación para aprovechar al máximo la captación durante esos meses. Pero si su uso es estival, el grado de inclinación deberá ser menor.

No olvides que es importante evaluar diferentes alternativas y consultar a una empresa especialista a la hora de decidir realizar la instalación de un sistema de autoconsumo, ya que esta se encargará de llevar a cabo el proyecto de principio a fin, desde el estudio de la vivienda hasta el proceso de legalización y puesta en marcha.