fbpx

El riego agrícola con placas solares. Qué es, cuáles son sus ventajas y cómo funciona.

La energía fotovoltaica sigue ganando terreno. Es cada vez más común ver sus instalaciones en casas de campo, granjas y propiedades de producción apartadas de las grandes ciudades, en las que tienen sistemas de riego agrícola con placas solares.

Algo que parecía del futuro lejano ya es parte del presente debido a que las tierras de cultivo son de los terrenos con mayor potencial para aprovechar la energía solar.

Además, el bombeo de agua solar para el riego agrícola es una gran alternativa en todos los cultivos que no dispongan de red eléctrica, o en los que se planee ahorrar a medio plazo en su producción.

Qué es el bombeo o riego solar

Se trata de un sistema de autoconsumo energético a través de placas solares que alimentan una bomba hidráulica solar, que es la que se encarga de distribuir y acondicionar el agua para el riego.

Es decir, la bomba hidráulica es la que permite transportar el agua desde un pozo o embalse hasta el cultivo o hacia un depósito o tanque de almacenamiento. 

La energía solar que absorben las células de las bombas se convierte en energía eléctrica mediante un generador que alimenta el motor para que el agua sea impulsada y llevada a los puntos de riego, ya sean por aspersión, goteo u otro mecanismo.

Respecto a la cantidad de paneles a utilizar se debe aclarar que cada modelo tiene una cierta potencia de generación. Por lo tanto, se debe hacer el cálculo del número de paneles que se necesitarán, de acuerdo al consumo del sistema de riego. 

Componentes e instalación de un riego con placas solares

El funcionamiento de un sistema de riego con placas solares depende de ciertos componentes, cuya instalación debe ser de parte de especialistas para evitar que el resultado se dé con fallas.

Estos elementos se pueden resumir en

Panel solar fotovoltaico

Como ya hemos explicado en varios posts, son una serie de placas que absorben la luz solar para transformarla en electricidad a través de sus células fotovoltaicas. 

Inversor fotovoltaico

Es indispensable en un sistema fotovoltaico porque adapta la energía solar generada al estándar que se emplea en la red eléctrica instalada y en cada uno de los equipos. Además, controla el flujo de energía a la red a al banco de baterías.

Podemos definirlo como el dispositivo que controla y optimiza el funcionamiento de la bomba solar, par que trabaje hasta en días nublados. También desconecta la bomba cuando el nivel de seguridad del agua está por encima de los límites establecidos.

Conexiones

Son los componentes que protegen los módulos de las fluctuaciones, subidas o bajadas de tensiones de la red y otros daños eléctricos.

Estructuras de montaje

Son esos soportes sobre los que se fijan los paneles solares y que varían de acuerdo al lugar donde se haga la instalación, como tejados o directamente el terreno.

Estas estructuras dan la inclinación que se requiere a las placas, respecto al sol, para así maximizar su generación eléctrica.

¿Quieres saber cuáles son los componentes de un sistema fotovoltaico aislado?

Clica aquí para para leer el post

Hay que destacar que estos soportes tienen que evitar que se generen daños en los módulos fotovoltaicos en medio de cambios meteorológicos. También hay opciones de estructuras móviles para aumentar la eficiencia de la instalación con el cambio de orientación de los paneles durante el día, de ser necesario.

Cableado

Puede parecer obvio, pero lo mencionamos porque se trata de los cables y conectores sin los que no se pueden realizar la conexión eléctrica entre los distintos componentes del kit solar rural.

Banco de baterías

En zonas aisladas son muy necesarias las baterías porque permiten almacenar energía para abastecer el sistema de riego en momentos de poca o ninguna luz solar. Debe contar con un controlador que gestione de forma eficiente la carga y correcta alimentación de las baterías.

Bomba de agua solar

Este, del que ya hemos dado detalles desde el comienzo del artículo, debe estar conformado por un motor eléctrico de alta eficiencia.

Están fabricadas en acero inoxidable permitiendo su instalación tanto para aguas superficiales como subterráneas.

Aplicaciones del bombeo solar

En las zonas rurales, el bombeo solar es empleado para el sistema de riego que puede ser utilizado en cultivo y en ganado. También es la opción para la instalación de nuevas granjas agropecuarias que, con la conexión a la red eléctrica tradicional, supondría una inversión mayor. 

Sus aplicaciones más usadas son:
👉
Riego y sistemas agrícolas
👉
Riego y sistemas agrícolas
👉
Sistemas intermitentes

A continuación te detallamos cada una.

➡️ Riego y sistemas agrícolas: Funciona con el bombeo de agua desde pozos o cuerpos de agua superficiales. 

➡️ Suministro de emergencia: Cuando ocurren desastres naturales, los sistemas de bombeo solar con plantas temporales de tratamiento de agua son una alternativa de suministro a las poblaciones afectadas. Además, en poblaciones remotas que están lejos de un suministro de energía fiable, los sistemas solares pueden ser una buena alternativa.

➡️ Sistemas intermitentes: Un sistema de bombeo solar conectado a un tanque de almacenamiento es lo ideal cuando el bombeo requerido es intermitente durante las horas del día, o cuando la demanda de bombeo es muy baja. 

¿Por qué usar placas solares para riegos agrícolas y qué ventajas tienen?

La principal ventaja de usar placas solares para riegos agrícolas es el ahorro que verás en tu factura de luz que se traduce en entre un 50% y un 100%. 

Estos porcentajes varían de acuerdo a los requerimientos propios de cada instalación. Por ejemplo, si el sistema de riego funciona exclusivamente durante las horas de sol, se puede alcanzar un autoconsumo del 100 %, y si se necesita bombear agua durante la noche si tiene que usar la energía de la red o instalar baterías solares.

Además, el ahorro también se da en el dinero gastado en combustible del generador en zonas en las que la energía de la red no está disponible o es inestable.

Mientras que, con las placas solares para riegos, los motores pueden ser independientes y limpios, y se elimina la necesidad de quemar diésel o recurrir al bombeo a mano, que es lo más habitual en zonas agrícolas, donde es difícil acceder a la red eléctrica que sea lo bastante fiable como para funcionar bien y no arruinar la cosecha. 

La vida útil del sistema, el bajo mantenimiento y los costes de combustible cero de un sistema fotovoltaico hacen que sea la opción más barata a largo plazo, porque se amortizan en entre 5 y 10 años, con un mínimo de 25 años de funcionamiento.

A todo esto, se suma que las placas solares para riego también son una alternativa contra el cambio climático.

¿Dónde se pueden instalar placas solares para riego solar y bombeo?

En zonas rurales los tejados suelen ser, como en la mayoría de los casos, los lugares donde se instalan placas solares para el riego solar y el bombeo de agua. Sin embargo, también se puede hacer directamente sobre el terreno, si sus condiciones así lo hacen posible.

El espacio necesario para hacer esta instalación dependerá de la potencia del sistema de bombeo solar. Si se trata de una pequeña que utiliza bombas de 5HP, no se requieren más de 60m2. Pero si es una de mediano tamaño y se cuenta con bombas de 50HP, se necesita de unos 500m2.

Sin duda, el riego agrícola con placas solares es una gran alternativa en los tiempos actuales.

El bombeo solar en España ha tenido un gran auge por la gran rentabilidad de las instalaciones, su durabilidad y fiabilidad, además de la coincidencia que existe entre las temporadas con más sol y las de más demanda de agua.